¡Hola a tod@s! Como a nadie le amarga un dulce, hoy propongo una receta sana y sencilla para el goce de los más golosones. Se trata de un bizcocho especiado cargado de betacaroteno, lo cual nos viene de maravilla ahora que empezamos a absorber los primeros rayitos de sol del año.

Os dejo con la receta ^-^


Ingredientes


  • 150  de calabaza
  • 150 gr de zanahoria
  • 300 gr de harina integral
  • 2 yogures de soja naturales
  • 75ml aceite de oliva, de girasol o de coco
  • 1 sobre de levadura en polvo
  • 200 gr azúcar moreno o de panela
  • 1 pizca de sal
  • 1/2 cucharadita de canela
  • 1/2 cucharadita de jengibre en polvo
  • 1/4 cucharadita de clavo molido
  • 1 puñado de nueces

Elaboración


– Lo primero que haremos será precalentar el horno a 180 ºC.

– Nos ponemos manos a la obra rallando la calabaza y la zanahoria. Reservamos.

– En un bol, mezclamos, con ayuda de unas varillas, el yogur de soja, el azúcar moreno, la levadura, la zanahoria, la calabaza, las especias, la sal y el aceite de oliva.

–  Poco a poco vamos incorporando la harina tamizándola con la ayuda de un colador a la vez que vamos removiendo para que no salgan grumos. Añadimos las nueces troceadas y envolvemos bien la mezcla.

– El molde que vayamos a usar tendremos que engrasarlo para que no se nos pegue el bizcocho al desmoldarlo.

– Vertemos nuestra masa en el molde y horneamos durante 40 minutos a 180ºC (los tiempos y temperaturas del horno son orientativos porque cada horno es diferente).

– Para saber si el horno está hecho, podemos pincharlo con un palillo y, si sale seco, es que nuestro bizcocho ya está hecho. No abrir nunca el horno hasta pasados los 30 minutos de cocción.

– Cuando esté hecho, sacar del horno y dejar enfriar por completo antes de desmoldarlo.

– Ya tenemos listo nuestro esponjoso bizcochito.