¡Hola a tod@s! El otro día mi amigo Roberto, el Chef Bosquet, me retó a veganizar su receta del cheese cake tipo mousse. Obviamente acepté encantada porque me fascina veganizar platos tradicionales y sorprender a la gente con el resultado.

Mi versión, este cheese cake mousse vegano, ha enamorado a veganos y a no veganos, y es que os aseguro que es una delicia.

Os animo a que preparéis esta versión, que por cierto es bastante baja en azúcar, y me mandéis vuestras fotos.

Os dejo con la receta ^-^


Ingredientes

Para la base:

  • 100 g de almendras
  • 30 g de dátiles
  • 30 g de aceite de coco

Para la crema:

  • 400 g tofu sedoso (el blandito)
  • 50 g sirope de agave
  • 2 cdas levadura nutricional
  • 200 g anacardos (remojados durante mínimo 4 horas)
  • Unas gotas de esencia de vainilla
  • El zumo de 1 limón
  • 1 lata leche de coco (400ml)
  • 1 cda aceite de coco
  • 1 pizca de sal
  • 2 cdas colmadas de maicena

Para el caramelo de anacardos:

  • 100 g de anacardos tostados (yo los tosté en la sartén durante 8-10 min)
  • 80 g de dátiles (remojados en agua caliente durante al menos 10 min)
  • 60-70 g de agua

Elaboración

– Para la base picamos bien todos los ingredientes en el procesador y pasamos el resultado a un molde desmontable, de 20 cm en mi caso, con el culo forrado de papel vegetal.

– Lo prensamos bien con las manos hasta que esté bien compacto y repartido. Reservamos en el congelador.

– Para la crema ponemos todos los ingredientes en el procesador de alimentos y trituramos hasta conseguir una crema fina y homogénea.

– Pasamos la cremita a una cacerola y la llevamos a ebullición. Bajamos el fuego y cocinamos durante 2 minutos a fuego bajo (que vaya burbujeando muy lentamente).

– Echamos la crema en el molde que teníamos reservado en el congelador y dejamos que se enfríe a temperatura ambiente durante más o menos 1 hora.

– Lo guardamos en el frigorífico hasta que la parte de arriba esté un poco firme y pueda resistir el topping.

– Para hacer el caramelo de anacardos trituramos primero los anacardos hasta hacerlos crema (o pasta). Añadimos al procesador los dátiles y el agua y trituramos hasta conseguir la textura fina que buscamos.

– Repartimos el caramelo sobre la crema de “queso” y guardamos nuestro cheese cake vegano en el frigorífico durante al menos 1 día (es muy importante dejarlo cuajar bien para que se compacte lo suficiente).

– Desmoldar, cortar y servir.