¡Hola a tod@s! Hoy os presento una receta la cual llevaba mucho tiempo queriendo hacer, ya que adoro la pasta y este tipo de salsas me parecen lo más.

La salsa es muy fina y con un ligero sabor a queso (gracias a levadura de cerveza y las especias), y la textura increíble. También la podemos usar para dipear.

Me ha sorprendido mucho lo ligerita que es, no como la grasienta salsa de queso tradicional.

Os dejo con la receta ^-^


Ingredientes


  • 200 gr de pasta estilo coditos o macarrones
  • 320 gr de patata blanca
  • 100 gr de zanahoria
  • 60 gr de aceite de oliva
  • 100 ml de agua (sirve la de la cocción de las verduras)
  • 4 cucharadas de levadura de cerveza
  • Un chorrito de limón
  • ½ cdta de ajo en polvo
  • 1 cdta de cebolla en polvo
  • 1 pizca de pimienta
  • Parmesano vegano (opcional si queremos gratinarla)

Elaboración


– Comenzaremos haciendo la salsa de “queso”. Para ello pelamos la patata y la zanahoria, las troceamos en dados grandes y las cocemos durante 20 minutos en agua hirviendo

– A continuación, echamos en el procesador de alimentos o en el vaso de la batidora todos los ingredientes, excepto el aceite y el limón, y batimos bien.

– Una vez que hayamos conseguido librarnos de los grumos, vamos añadiendo poco a poco el aceite de oliva sin dejar de batir.

– Por último añadimos el chorrito de limón, batimos una vez más (veremos como espesa un poco) y reservamos.

– Cocemos la pasta siguiendo las instrucciones del paquete.

– Echamos la salsa de “queso” en una cacerola o una sartén honda y la calentamos a fuego lento para evitar que se pegue.

– Por último, vertemos la pasta sobre la salsa, removemos bien y calentamos un poco más para que ambos se integren bien.

– Servimos con unas hierbas espolvoreadas.

– Opcional: Podemos verter la pasta sobre una fuente de horno, espolvorearle parmesano vegano y gratinarla para crear una capa crujiente.

– Espero que os haya gustado!!