¡Hola a tod@s! Ya veis que no sólo de fideos soba y crêpes vive el trigo sarraceno, sino que también nos ofrece otras muchas posibilidades.

En este caso nos sirve para dar cuerpo a estas riquísimas salchichas encebolladas 🙂

Realmente merece la pena probarlas porque os pueden dar mucho juego en vuestros platos.

Os dejo con la receta ^-^


Ingredientes


  • 120 gr de tofu
  • 125 ml de caldo de verduras
  • 3 cucharadas de harina de trigo sarraceno (también se puede hacer con harina de teff)
  • 1 cucharada rasa de gluten de trigo
  • 1 cdta de curry
  • 1 cdta de cebolla en polvo
  • 1 cdta de ajo en polvo
  • 1 cdta de sazonador de pollo
  • ½ cdta de cúrcuma
  • ½ cdta de sal
  • 1 pizca de pimienta

Para la cebolla caramelizada:

  • 2 cebollas grandes
  • 2 cdtas de panela o de azúcar moreno
  • 1 cdta de canela en polvo
  • ½ cdta de cúrcuma
  • 1 puñado de pasas
  • 2 puados de anacardos crudos
  • Sal
  • Aceite de oliva

Elaboración


– En primer lugar, mezclamos en un bol los ingredientes secos.

– Aparte, trituramos el tofu junto con el caldo de verduras hasta conseguir una pasta uniforme.

– Echamos la pasta al bol y mezclamos hasta que estén bien integrados todos los ingredientes. Quedará una masita no muy compacta, pero no os preocupéis porque que al hervir las salchichas, éstas se volverán compactas.

– Ahora necesitaremos un poco de maña.

– Dividimos la masa en bolas de igual tamaño (que serán nuestras futuras salchichas). Cogemos la primera, le damos forma alargada

con las manos y la ponemos sobre un trozo de film transparente en uno de los extremos.

– Envolvemos la salchicha con el film transparente haciéndola rodar. Debe quedar film en cada uno de los extremos para poder enrollarlas como si fuera un caramelo. Cerramos nuestra salchicha haciendo un nudo al mismo film o con una cuerda de cocina.

– Procedemos de igual manera con todas las bolitas.

– Pichamos varias veces el plástico con una aguja para dejar que salga el aire al hervirlas.

– Las hervimos durante 15-20, si son mini salchichas, o durante 30, si son salchichas de tamaño normal.

– Escurrimos el agua y cuando hayan enfriado, les quitamos el film transparente.

– En caso de que no vayamos a consumirlas enseguida, las podemos conservar unos días con el film en la nevera, o durante meses en el congelador.

– Para la cebolla caramelizada, cortaremos las dos cebollas en juliana.

– Ponemos al fuego una sartén antiadherente con un buen chorro de aceite de oliva y la ½ cdta de cúrcuma. Incorporamos la cebolla y la sal y dejamos pochar a fuego medio durante 20 minutos.

– Añadimos la panela, la canela, las pasas y los anacardos y seguimos pochando otros 15 minutos más o hasta que la cebolla esté bien tierna y caramelizada.

– Mientras se hace la cebolla, pasamos nuestras salchichas ligeramente por la plancha.

– Por último, añadimos las salchichas a la sartén de la cebolla, removemos y cocinamos un par de minutos más.

– Servir acompañado de, por ejemplo, quinoa o mijo cocidos.