¡Hola a tod@s! Esta receta es muy especial para mí, ya que me ha dado muchas satisfacciones y reconocimientos por parte de la gente que me rodea. Mi familia lo conoce como el “alpiste” 😉

Este muesli nació por la necesidad de tener a mano un snack saludable y, ¿por qué no?, un desayuno nutritivo, sin tener que recurrir al que viene envasado y cargado de azúcares innecesarios.

Os animo a que hagáis esta receta porque es tan sencilla y tan rica que ya no tendréis la necesidad de volver a comprar el muesli envasado.

Os dejo con la receta ^-^


Ingredientes


  • 3 tazas de avena
  • 1 taza de nueces
  • 1 taza de almendras crudas
  • 1/2 taza de avellanas
  • 1 taza de semillas de calabaza
  • 1/2 taza de semillas de girasol
  • 8 dátiles medjool o 10 dátiles de Túnez naturales
  • 1/2 taza de pasas (opcional)
  • 1/2 taza de arándanos secos (opcional)
  • 4 cucharadas de aceite de coco
  • 4 cucharadas de sirope de agave o de sirope de arce
  • 1 cucharada de canela

Elaboración


– En primer lugar, troceamos las nueces, las almendras y las avellanas con la ayuda de una picadora, pero con cuidado de no picarlas demasiado. A parte, troceamos también los dátiles.

– En una fuente apta para horno, disponemos la avena, la picada de nueces, almendras y avellanas, las semillas de girasol y las semillas de calabaza. Removemos para que se mezcle todo bien y reservamos.

– Precalentamos el horno a 180 ºC (arriba y abajo).

– Ponemos a fuego medio una cacerola con el aceite de coco, el sirope de agave y la canela. Cuando se haya integrado todo bien (con un par de minutos es suficiente), vertemos el líquido sobre nuestra mezcla de avena y removemos para que se impregne todo de este delicioso endulzante y apelmazante.

– Horneamos durante 20 minutos a 160ºC removiendo cada 5 y sin descuidarnos de él, porque cada horno es un mundo y no queremos que nuestro muesli se nos queme.

– Pasados los 20 minutos, incorporamos los dátiles, las pasas y los arándanos secos, removemos y metemos en el horno 5 minutos más.

– Ahora es el momento de sacar nuestro muesli del horno y dejar que se enfríe a temperatura ambiente antes de embotar.

– Pues ya está listo para consumir. Yo os sugiero añadirlo al yogur o cualquier bebida vegetal fría. También lo  podemos consumir sólo, pero cuidado que es un vicio!!!