¡Hola a tod@s! Hoy os traigo una receta que gusta tanto a mayores como a niños. Al ser frita no es tan sana como otras que suelo publicar, pero una vez al año no hace daño, jeje.

Estamos en otoño y, por tanto, en temporada de calabazas, así que os animo a consumirla a tope en vuestros platos!!

No os he relevado el nombre de mi baby, ¿verdad?. Se va a llamar Álvaro y espero que dentro de unos meses devore estos «nuggets».

Os dejo con la receta ^-^


Ingredientes


  • 1 taza de calabaza asada hecha puré (puede ser hervida o al vapor)
  • 1 taza de copos de avena finos
  • Especias al gusto (ajo en polvo, cebolla en polvo, sazonador pollo, cúrcuma, pimienta, sal, orégano)
  • 1 chorrito de salsa de soja
  • 1 chorrito de humo líquido (opcional)
  • 1 cucharada de pan rallado
  • 1 cucharada de levadura de cerveza
  • 1 cucharadita de lino molido
  • Pan rallado para empanar

Elaboración


– Para comenzar, mezclamos la avena con las especias, la levadura de cerveza y el lino molido.

– A continuación, incorporamos la calabaza hecha puré, la soja y el humo.

– Removemos bien hasta conseguir una pasta bien densa.

– Añadimos la cucharada de pan rallado y volvemos a remover para que se integren bien todos los ingredientes.

– Reservamos en la nevera de una a dos horas.

– Una vez pasado el tiempo de refrigeración (necesario para que la masa coja cuerpo y se pueda manejar bien), vamos formando bolitas hasta acabar con toda la masa.

– Damos a las bolitas forma de nugget y las pasamos por pan rallado.

– Freímos en abundante aceite de oliva virgen extra bien caliente o bien las congelamos para comer en otra ocasión.

– Con estas medidas me han salido 20 deliciosos nuggets.