¡Hola a tod@s! Ya estamos despidiendo el 2018 y yo sólo puedo pensar en el Roscón de Reyes ;). El año pasado hice mis primeras pruebas con el Roscón de Reyes vegano, y este año he terminado de perfeccionarlo.

Ha salido un Roscón de Reyes vegano súper esponjoso y con el sabor característico del original. Sólo hay que tener un poco de paciencia y tendremos un resultado espectacular.

Os dejo con la receta ^-^


Ingredientes


Para el roscón:

  • 350 g de harina de fuerza
  • 190 ml de leche de soja (a temperatura ambiente)
  • 1 cda de agua de azahar
  • 1 cdta de canela molida
  • Ralladura de 1 naranja
  • Ralladura de 1/2 limón
  • 25 g de levadura fresca
  • 50 g de aceite de oliva suave
  • 60 g de azúcar panela (o normal)

Para decorar:

  • Fruta escarchada o fruta natural
  • Almendras laminadas o cualquier otro fruto seco picado
  • Azúcar panela (o normal)

Para el almíbar:

  • 30 g de agua
  • 30 g de azúcar

Para el relleno (opcional):

  • 1 brick de nata vegetal para montar (o mazapán, crema pastelera vegana, mermelada, cabello de ángel…)

Elaboración


– En primer lugar, ponemos en un bol la harina, la canela, las ralladuras de limón y naranja, el agua de azahar y el azúcar. Mezclamos bien.

-En un bol aparte, diluimos la levadura fresca en la leche de soja, que ha de estar a temperatura ambiente.

-Incorporamos el aceite de oliva y la leche de soja con la levadura en el bol de la harina y mezclamos hasta conseguir que se integre bien. Pasamos a la mesa de trabajo la masa y amasamos enérgicamente durante 10 minutos. Es importante trabajar la masa bien.

NOTA: si vemos que se pega demasiado, podemos añadir un poco de harina para trabajarla mejor.

-Formamos una bola, la pasamos a un bol y la tapamos con film transparente o con un trapo de cocina. La dejamos reposar 1 hora lejos de corrientes de aire y en un sitio cálido (puede ser dentro del horno). Doblará su volumen.

-Una vez pasado el tiempo, ponemos la masa en la bandeja de horno sobre papel vegetal y le damos forma de roscón de la siguiente forma: introducimos un par de dedos justo en el centro de la masa haciendo un agujero. Vamos estirando y dando forma para que quede lo más igualada posible por todos lados dejando siempre un hueco redondo en medio (en Youtube hay muchos vídeos sobre cómo hacerlo por si tenéis dudas). Si queremos el agujero ancho le damos forma dejando un buen hueco; pero si nos gustara más pequeño, podemos poner un vaso (o un molde de aro) en medio para evitar que, al crecer la masa, se pierda el mismo.

-Tapamos con film transparente y dejamos reposar en el horno media horita hasta que doble su volumen. Poner el horno a 30ºC nos ayudará en este proceso.

-Sacamos la masa y precalentamos el horno a 200ºC.

-Ahora es el momento de poner los toppings a nuestro roscón. La cantidad y lo que pongamos va al gusto de cada uno. Yo le he puesto rodajas de naranja natural, cacahuetes picados y azúcar panela.

-Horneamos durante unos 20 minutos aproximadamente a 200 ºC. Para asegurar que está bien hecho podemos pinchar el roscón con un palillo y, si sale seco, es que está listo.

-Dejamos enfriar sobre la rejilla del horno.

-Mientras, preparamos el almíbar calentando en un cazo el agua y el azúcar hasta su completa fusión. Dejamos que hierva un minuto y dejamos templar.

-Si queremos el roscón relleno, ahora es el momento de abrirlo por la mitad y rellenarlo con la nata vegana o con lo que más nos guste (crema pastelera vegana, cabello de ángel, nata trufada, mermelada…).

-Por último, pintamos el roscón con el almíbar.

NOTA: Podemos esconder el haba en la masa antes de hornearla o entre la nata del relleno.


Truco de aprovechamiento: si no nos lo comemos antes de dos-tres días, podemos cortarlo a rebanadas y hacer tostadas francesas con él.