¡Hola a tod@s! ¿Cómo va ese veranito? Yo ya he consumido las vacaciones y me toca currar todo el mes de agosto… Lo miro por el lado positivo: el ambiente está muy tranquilo este mes y eso también se agradece.

Hoy os traigo una plato típico de mi tierra, Córdoba, muy recomendable para los meses de verano, ya que su base es tomate natural (y ya sabemos lo ricos que saben en verano) y además se consume bien fresquito.

Os dejo con la receta ^-^


Ingredientes


  • 1 kg de tomates rojos y maduros
  • 200 gr de miga de pan integral (o de centeno) del día anterior
  • 1 diente de ajo
  • 1 trozo pequeño de pimiento verde
  • 20-30 gr de vinagre (dependiendo de lo fuerte que nos guste)
  • 1 cdta de sal
  • 150 gr de aceite de oliva (no muy fuerte de sabor)
  • 1 manzana (si es ácida mejor)
  • 1 puñado de nueces

Elaboración


– En primer lugar, lavamos bien los tomates y le quitamos, con ayuda de un cuchillo de punta, la parte del rabo. Cortamos cada uno por la mitad. Si vamos a usar un procesador potente, no hará falta pelar los tomates; por el contrario, sería conveniente hacerlo para que quede más fino el resultado. Reservamos.

– Lavamos también el pimiento y la manzana y reservamos.

– Ponemos en el procesador los tomates, el ajo, el trocito de pimiento y la sal. Procesamos hasta que quede hecho zumo. No hace falta poner una velocidad muy alta.

– A continuación, añadiremos el pan y el vinagre y volvemos a procesar, esta vez durante más rato (un par de minutos) y con una velocidad mayor.

– Por último, añadiremos el aceite poco a poco sin dejar de procesar para que el salmorejo coja el cuerpo cremoso que le caracteriza.

– Pasar a un recipiente el salmorejo, tapar y refrigerar como mínimo una hora.

– Servir con daditos de manzana y nueces.